Nuestros collares y piedras son portadoras de poderosas energías y significados. Es por eso que cuidarlos adecuadamente no solo preserva su belleza física, sino que también asegura que sus propiedades energéticas permanezcan intactas. Al mantenerlas limpias y libres de daños, permitimos que su energía fluya libremente, potenciando así su capacidad para influir positivamente en nuestro bienestar emocional, espiritual y físico. 

Acá te dejamos algunos #witchtips para que tengas en cuenta:

 

¿Cuando limpiar tus cristales?

  • Apenas los recibas.
  • Cuando sientas que lo tenes que hacer, hacelo! Es clave seguir tu intuición.
  • En días de luna llena.
  • Cuando las veas opacas.

¿Cómo limpiarlos?

Podés elegir la opción que más te resuene, aunque también debes tener en cuenta que sea acorde a tus cristales.

  • Cubriéndolos con humo de sahumo (Válida para todo tipo de cristales!) Dándoles una buena ducha de agua, sumergiéndolos en el mar, en un río o en un lago (No aplica para cristales engarzados o hidrofóbicos, esto podés chequearlo en la descripción de cada collar o piedra)
  • Dejándolos afuera o cerquita de una ventana para que se carguen de energía lunar.
  • Podés ponerlos dentro de un cuenco de vidrio o barro, si lo permite cubrirlos de agua, con una pizca de azúcar y una de sal, sacalos al otro día o a los 3 días y déjalos secar un ratito al sol.

¡Ahora activalos!

  • Tómalos con tus manos, cerra los ojos y pediles un deseo (en presente y como si ya se hubiera manifestado).
  • También podés contarles que te entregas a su propósito. (Esta es nuestra forma preferida! 😉)